lunes, 15 de enero de 2018

Comentario de texto: En la Plaza

TEMA.

Descubrimiento de la identidad propia al vivir participando en una sociedad compleja. 

RESUMEN.

El autor del texto defiende que debemos vivir en comunidad para encontrar las explicaciones a las preguntas que tenemos sobre nosotros mismos, y así demostrar la unidad de nuestra sociedad. Propone el modelo de una plaza y lo compara con los primeros momentos de un baño en el mar para, de esta forma, mostrar como debemos entrar poco a poco en la gran comunidad que se forma entre las personas y como resultado comprenderemos finalmente quiénes somos. 

ESTRUCTURA.

- Primera parte: las dos primeras estrofas muestran como el autor compara la naturaleza con la vida en comunidad y le da una gran importancia, ya que según él debemos seguir la corriente de nuestra sociedad a la vez que somos un elemento importante en ella. 

- Segunda parte: desde el tercer párrafo hasta el último se muestra como el autor decide buscar un ejemplo que exprese su opinión y así explica cómo funciona una plaza, en la que todos somos necesarios para llevar a cabo nuestra función y nos relacionamos con los demás. La idea principal es la unidad de la sociedad y como esto nos lleva a descubrir quiénes somos. 

- Tercera parte: consta del tercer párrafo en el que el autor termina animando a todos a participar en la sociedad para que así descubramos quiénes somos realmente. 

COMENTARIO CRÍTICO.

Actualmente vivimos en una sociedad dividida, en la que cada individuo presta atención solo a las preocupaciones que le incuben, sin importarle qué sucede en la vida de los demás o qué problemas nos rodean. ¿Cómo podemos vivir sin relacionarnos con los otros individuos de este conjunto en el que estamos todos involucrados?

Estamos acostumbrados a preocuparnos solo por nosotros, a ignorar al vecino que se está muriendo de hambre o al joven deprimido que sube en el ascensor con nosotros. No somos realmente conscientes de lo que pasa a nuestro alrededor hasta que nos vemos involucrados o se ve afectado algún elemento de nuestro día a día. Son esos pequeños cambios en nuestra normal y controlada vida los que, a veces, nos hacen darnos cuenta de la falta de interés que tenemos por los demás. 

Si bien es cierto que debemos tener más en cuenta nuestra vida personal y dedicar un esfuerzo a cuidar a nuestro propio ser, no debemos aislarnos como hacemos día tras día. Todo es bueno en su justa medida, y aunque la soledad a veces sea un milagro que nos ayuda a descifrar las más difíciles encrucijadas de nuestra mente y nuestro corazón, tampoco debemos de dejar de tomar en cuenta a aquellos que viven a nuestro alrededor. 

Nuestra forma de vivir se debería basar en un sistema en el que todos estuviéramos conectados realmente, y así poder dar lo mejor de nosotros a los demás a la vez que recibimos las ventajas de esa relación recíproca. Por el contrario, día a día solo veo gente absorta en su soledad. Tal vez, por esto sufrimos tanto las consecuencias de las malas acciones como la violencia o los diferentes tipos de abusos. 

Ojalá todo fuera distinto y fuéramos capaces de actuar como un todo en el que lucháramos codo con codo para resolver las injusticias de cada día y luchar por una vida unida mejor. Solo entonces conseguiríamos, como explica el autor del texto, darnos cuenta de quiénes somos realmente, teniendo ambas partes: soledad y unión. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario