lunes, 2 de octubre de 2017

Comentario de un texto literario: Ríos.

TEMA.
Fugacidad de la vida y pérdida de la juventud con el paso del tiempo.

RESUMEN.
El poeta se recuerda estando en clase mientras uno de sus profesores lee un poema y él, a su vez, aprovecha para admirar a la chica que se sienta junto a él. Se cuestiona entonces como podría esa belleza un día llegar a marchitarse, si para él, el tiempo se detenía cada vez que la miraba. Al volver a clase meses después, se le comunica que su profesor ha fallecido en vacaciones y realmente, no le llega a doler. Sin suponerlo, acaba siendo aquel profesor que leía poemas a sus alumnos.

ESTRUCTURA.
El texto se divide en 4 partes diferentes:
- Primera parte: consta del primer párrafo en el que sitúa al lector en una clase, siendo el autor aún un niño.
- Segunda parte: consta del segundo, el tercero y el cuarto párrafo. El autor relata como está obsesionado y completamente enamorado de la chica que se sienta junto a él. Mientras, piensa en lo equivocado que está su maestro ya que la belleza de aquella chica no puede marchitarse con el paso del tiempo.
- Tercera parte: consta del quinto párrafo, y se explica como el profesor del aún niño muere, pero él no se ve afectado.
- Cuarta parte: consta del sexto, y último párrafo. En él, el autor confiesa que aunque siendo joven nunca pensó en llegar a ser profesor, acaba convirtiéndose en aquel maestro al que ignoraba.

COMENTARIO CRÍTICO.
A nuestro alrededor, todos los días ocurren cosas que llaman nuestra atención. Guerras lejanas, conflictos de intereses, discusiones entre amigos, acontecimientos familiares o en la comunidad, exámenes de alta importancia; por ejemplo. Muchos de nosotros, los jóvenes, vemos como esto no tiene un fin, y no podemos esperar a dar el paso a la madurez y a ser un adulto (cosas que suelen ir relacionadas en la mayoría de los casos, pero no siempre). Otros, por otro lado, desearían quedarse estancados siempre en este momento de la vida.

Sin embargo, y aunque seamos de un extremo u otro, algo hay que dejar claro: siempre se extrañará este periodo una vez que haya pasado. Por mucho que sea disfrutado, por muchas experiencias positivas que vivamos, siempre nos acabará pareciendo poco. Así es la vida, podríamos decir. Una aventura finita, fugaz y rápida. Una experiencia que se acaba antes de que te pares a pensar en lo que estás haciendo. Es corta, y si hablamos desde una perspectiva más fría, insignificante. Tal vez, solo uno de nosotros haga algún cambio que sea reconocido, mientras que los otros seremos olvidados con el paso de los años. Muchos tienen miedo a eso, a no ser recordados. Pero, sinceramente, yo solo tengo miedo a una cosa y es a no vivir.

Tengo miedo a malgastar mi vida. A llegar a la vejez y pensar por qué no me puse aquel jersey que tanto me gustaba, o por qué no me fui a aquel concierto cuando tenía tantas ganas, o por qué no besé a esa persona para demostrarle cuánto la quería. Ahora es cuando comprendo, mientras escribo esto, los consejos que mis abuelos siempre me han dado. Podríamos agruparlos todos en uno: VIVE. Lo malo pasa, lo bueno también. Los amores van y vienen con facilidad, al igual que la mayoría de los amigos; solo algunos se quedarán contigo. La familia te traiciona, mientras otros te apoyan. Pero lo importante, es vivir.

Ríete de todos esos chistes malos que en el fondo te causan risa pero prefieres ocultarla. Canta aquella canción que amas en la ducha, o en la calle, qué más dará. Abraza, besa, ama. No dejes que te hagan daño, aunque por supuesto lo harán; al igual que tú. Corre, anda. Levántate temprano para admirar como pasa un día completo, o quédate en la cama a disfrutar de un libro. Ve al cine, al parque, de compras. Juega mucho, diviértete; pero aprende a ser serio y a esforzarte por tus metas. En definitiva, vive.

Tal vez, mañana alguno de nosotros pasará a mejor vida. Ojalá nos llevemos la satisfacción de unos años vividos y aprovechados, porque nadie te recordará pero tú sí lo harás y pensarás en todo lo que hiciste y lo que no.  O tal vez no, quién lo sabe. Pero, por lo menos seguiremos aprovechando hasta el último minuto.




No hay comentarios:

Publicar un comentario