viernes, 27 de mayo de 2016

Escritura automática.

Estábamos en clase, y necesitábamos relajarnos a toda costa, ya que después teníamos una excursión y todos nos encontrábamos demasiado emocionados. Así que, nuestro profesor nos propuso una nueva tarea... La escritura automática.

Esta consistía en estar alrededor de una media hora escuchando una música relajada, pero debemos tener cuidado al elegirla, ya que si es triste nuestros pensamientos serán de esta forma también. Una vez que tuviésemos la mente totalmente en blanco y no pensáramos, teníamos que coger un bolígrafo y no parar de escribir hasta que el profesor nos lo indicase. 

Como falté ese día, realicé la misma actividad en mi casa, y aunque no me dio tiempo a escribir mucho, debo ser sincera y decir que esta actividad me ha parecido una de las más interesantes de todo el curso, ya que me he dado cuenta de todos los pensamientos que tenía guardados en mi interior.

Sin dura, voy a repetirla varias veces más cuando necesite pensar. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario